También la música puede afectar la asimilación de los valores y tradiciones de una cultura o subcultura, sean estos positivos o negativos.

La música ha servido como un medio de expresión urbana dónde se conjugan diversos estratos sociales, creencias e intereses. Los mensajes transmitidos hoy en día por la música no son muy disfrazados ni maquillados, sobretodo aquellos que cuestionan la familia, el matrimonio, la sexualidad y la autoridad, entre otros. Un claro ejemplo de esto es el género de música denominado reggeatón en el cual se hacen alusiones explícitas de sexo, violencia y humillación a la mujer. A continuación se puede observar en los siguientes videos cómo de manera pública se hacen a los niños partícipes de esto:

A la larga, se puede notar que estos niños han sido incitados por los mismos adultos que le rodean, llegando hasta asimilar conductas no correspondientes a la mentalidad infantil.

Posteado por: Irene Centeno

Anuncios